viernes, 2 de enero de 2009

Temporada.

Pavimento disecado bajo un sol tardío, lento.
Noches de verano ocultas del calor.
Trágico sendero de ondas distantes, abrazadoras.

Un perfume de mujer disuelto en perlas de vapor.
Un beso que se va, se pierde, se esfuma.
Saludos abandonados en la acera caliente.

Brea enamorada del sol, lo mira a la cara, se derrite
mientras una hormiga desesperada busca el abrigo de la sombra.
Tránsito espeso, espejismos de día, insomnio oscuro.

Febrero perverso no entierres a Enero.
Deja que sus días florezcan en libertad,
oculta tu locura y entrégate a Marzo.

Despídete de las playas brisa suave
pero cuando te alejes,
descuelga la luz de aquel escenario gigante.

No hay comentarios: