Entradas

El mundo está distinto...

El mundo está distinto, malgastado el tiempo, eterno díscolo. Abruma la brisa de la tarde los rostros compungidos, de no saber a ciencia cierta la manera del cambio. Una semana tras otra, los días su paso apresuran, los segundos escasean en los relojes, la matriz de la mañana es intensa, sumamente grave el calendario. Un pilón de cartas sobre la mesa, las manos barajan la incertidumbre, detrás de la tinta de colores los secretos arcanos. Milenarias voces aclaman tu presencia, los cobardes se escabullen como roedores, el padre no los quiere tibios. Otro día más en la urbe, la chapa aprisiona el verde, no hay salida en este laberinto de fantasías extremas, la puerta es el hombre, tu destino la llave, la cicatriz trascendencia, tus ojos la clave, el alma la esencia, tu corazón el camino, el accionar tu propósito.

la casa cónica...

La casa cónica se esconde entre las gotas de lluvia...ayer entré y nadie sospechó mi presencia...los animales preguntaban mi nombre pero yo no les hablaba...me creían mudo y lo hice bastante bien...un guepardo me abrió las puertas de su refugio y fui invitado al banquete de los bosques...allí conocí a las hadas y a los duendes...estoy parado cerca de la ventana...la perspectiva del ángulo me permite ver la totalidad del paisaje...la visión es circular...un cerco de árboles gigantes se despliegan a mi alrededor...me sumerjo en los silenciosos pasillos que conducen a un hall central...desde allí  observo los movimientos del sol y las nubes...me encuentro situado en el centro del cono...todo se cierra sobre sí mismo pero no cae...la intensa gravedad retiene los objetos...un montón de máscaras cuelgan de las paredes de cristal y a través de ellas el abismo...un viento fuerte me empuja por la parte superior y salgo nuevamente al agua...la casa cónica florece entre las intensas gotas de llu…
Aquí estoy, bajo un cielo azul, lleno de estrellas nuevas y un sol radiante. 🌌

"El bar transparente de José..."

"Yo no escribo esto..."
Pensaba en aquellos minutos perdidos que quedan en el recuerdo, los mástiles de argamasa, mis manos en el barro creando a cada instante una escultura efímera. Los límites impuestos, la estructura arraigada, una parda noche en la penumbra, los encuentros inolvidables, la misteriosa perspectiva de las esquinas, el barrio de antaño despoblado de pelotas, la casa de Vicente y el patio de juegos. La acera impregnada de los ecos de las voces, el bar transparente de José y las figuras contorneándose en las mesas como marionetas. El capitán tras la barra controla el movimiento de los muñecos. Un pedido por aquí, una cuenta por allá. El universo se desploma entero sobre las tablas. Las charlas generas conexiones entre las mesas, una extensa red de palabras que no alcanzo a descifrar. Saco una lapicera y dibujo una antigua frase de Epicuro..." yo no escribo esto para muchos, sino para ti; pues bastante teatro formamos entre tu y yo".
Limpia...


En la caja de arriba...fijate bien! Limpiala primero...sacale toda la tierra y el polvillo...si, si..usa ese trapo, el más viejo, y sacale todas las telas de araña...Fijate que en fondo hay más tierra...se se, a la izquierda, tenés que correr eso de lugar, estorba, y llevarlo para adelante, asi no lo perdés de vista. Saca la ropa, donala, llevala a la iglesia...si queres. ¿Y los zapatos?...regalalos (si estan sanos)...no des cosas en mal estado...no no...tenes razón. ¿Que vas a hacer a la noche?, ¿Terminaste de limpiar?..,todavia te falta mucho...pero dale! segui que vas bien!...Tirá esos papeles del estante de abajo...si si...los amarillos. Ves, ahora entran las demas carpetas, las que tienen la información importante. Estas valen la pena...¿y ahora?...¿Ahora que hago?. Nada...sentate, corre la cortina, y deja que entre la luz.
En las copas... Las copas de los árboles guardan sus sombras,
acechan negras y estrechas a aquellos
que no han soñado.
En el aire, el soplo del viento,
arrecia como tormenta el aura calma.
Prisioneros del cuerpo, solitario templo,
esconde la ira el espíritu necio.
Sanarás las huellas profundas
en el vuelo del águila
hacia otros parajes.
Descansa viajero, en el regazo
que la naturaleza te otorga.
La luz que no se disipa.
A través del cosmos cae hasta mí la luz que no se disipa, atraviesa mis venas como un caudal inagotable de agua mansa colma mi sentir eterno. Agua cristal de rayos hechos de esferas áureas, de pasajes tiempos, abiertos portales de candente fuego. Atraviesa mi mente la luz del cosmos que no se disipa, equilibra voluntades de milenios traídas, con información del recuerdo latente, despierta en mí un alba de lluvia, de colores radiantes, de figuras perfectas en millones de galaxias, el eco de una brisa me llama, me asiste, me convida a ser su parte. Ya es la hora ajena, en este tiempo de brillo, somos uno. No te alejes, agua cristal de rayos hechos de esferas áureas.
Llega hasta mí, cada vez más blanca, la luz que no se disipa.