miércoles, 30 de julio de 2014

Urbania...



URBANIA

Cae la tarde en una ciudad lejana

y en los edificios

maratones de sombras despliegan formas entre los recovecos.

Un árbol desnudo descansa en la plaza central, un niño lo observa y

en un reflejo de instantes una paloma muere

mientras despierta un mendigo en la penumbra verde.

En una cueva de diarios vive un hombre centenario,

semanario de otro día.

Extiende su mano hacia el aire frío, hastío,

de la soledad al olvido.

Pasan transeúntes por una calle vacía

nadie lo ve, nadie lo mira

ojos lo esquivan.

Permanece ausente en su ira.

Cruzan la Avenida ligeros como hormigas

nadie se ve, nadie se mira.

URBANIA, conglomerado de entrañas

de cemento, de calles, de avenidas.

Un árbol desnudo descansa en tu plaza central.

Una paloma muere mientras despierta un mendigo

en la penumbra verde.

lunes, 21 de julio de 2014

Luces y relámpagos destellan entre sus dedos...



Marino errante
Luces y relámpagos destellan entre sus dedos…
Los dioses eternos escuchan su canto infinito, su canto de sirena
Asombra mares enteros su melodía inhóspita,
Confunde mentes, marino errante
Un vaso vuelca su andar ligero, entre olas distantes,
las ráfagas acosan su vida de bucanero…
en papeles mojados se le esfuma el tiempo.
Una mañana despierta de un misterioso sueño,
Ajada garganta salina intenta en vano decir el cielo,
El dolor es agudo, es un señuelo
Algo le indica que navega en lo incierto.
Mas allá de los mares, más allá del horizonte
Descansa sereno, marino errante…