jueves, 18 de diciembre de 2008

Poema a la existencia.

En la esfera misma de lo incomprensible,
en el estado etéreo de las cosas,
en un sinfín de motivos,
por descubrir matarías, a aquellos
que sordos de la realidad desprecias.

No le dejes plazo al vacío
y sumérgete en los interiores del secreto.
Aceita los relojes viejos e
interpreta el silencio.

De los rincones apagados
surgió un hecho, del confín del universo
una explosión, un planeta.
Un misterio.

Ráfagas de dudas nos acosan por momentos.
¿será el devenir de la esencia que nos vuelve ajenos?
o simplemente un hueco entre el ser y el tiempo.

Ya nada nos parece
Ya nada hacemos
Por descubrir el mundo
que más alla tenemos.

No hay comentarios: