jueves, 8 de enero de 2009

Naturalitio.

Frambuesas de color azul
corroen mi paladar,
estirando hasta el límite
la vergüenza al masticar.

Suda la frente al tragar
aquella saliva insalubre
que no logro superar.

Lazos de sangre, sabor celestial.
Vuelvo al orígen,
siento estallar.

Caen los nervios,
domina lo artificial
entre riñones de plástico y metal.

No hay comentarios: